Siento la necesidad de presentarme, pero no la de satisfacerla.
En el incomodísimo momento de presentarse frente a mucha gente, uno tira algunos datos que sabe que a nadie le interesan, pero al menos suenan a presentación. ¿Haré lo mismo esta noche? No.
¿Por qué? ¿Porque pienso que a través de la lectura de un determinado autor se puede descubrir su personalidad? No. O acaso ¿usted se cree capaz, tras la lectura de sus obras plagadas de negación de sí mismo y ascetismo, de reconocer a Shopenhauer como una persona extraordinariamente alegre y con una vida volcada a la atención de sí mismo y de su perro?
La razón es simple: no me interesa que conozcan más de mí, que lo que se deja traslucir de lo que pueda llegar a escribir acá. Y créanme: a ustedes tampoco.
Después de todo, la intención va mucho más allá: reflexionar sobre alguna que otra cosa de vez en cuando.
¿Algo parecido a lo que viene haciendo Joselo?. Parecido, pero sin tanta brillantez, ni sentido del humor que no tengo para estas cosas, ni unidad en la forma de dirigirse al lector. Sólo se parece en la variedad de temas tratados.
Sólo se trata de que participen de mi disfrute del saber por el saber mismo -y esta vez más que nunca-, sin ni media utilidad práctica............y tal vez de ningún otro tipo.

Suficiente. Sepan que escribe Florencia y que con eso les baste.
Escucho un “bienvenida”, respondo: muchas gracias y en serio que lo voy a intentar.

Buenas noches.

 

0 Response to “Pasá al frente y presentáte, que tus compañeritos te quieren conocer.”

Leave a Reply